top of page

Loíno sueña con conformar una academia de golf para llegar a niños y la comunidad en general

A los 14 años Carlos Varela conoció este deporte gracias a una invitación que le hizo su papá en el día del padre. Sin mayores expectativas aceptó ir al Club Río Loa, y sorpresivamente ese mismo día se enamoró de esta disciplina.



Siempre tuvo talento para distintos deportes, sin embargo, nunca imaginó que practicaría y se apasionaría por el golf, disciplina que conoció gracias a su padre, y que lo enamoró el primer día que llegó a realizar su primer golpe cuando tenía solo 14 años.


Hoy con 33 años, el loíno Carlos Varela hace un breve repaso de su vida en torno a este deporte, y reconoce que le encantaría vivir del golf, ya que es lo que más le apasiona en la vida. Asimismo, contó que anhela con poder conformar una academia para poder llegar a niños y la comunidad en general.


1.- ¿Cómo nació su pasión por el golf y desde cuando lo practica?


Yo empecé con 14 años en el club de golf Río Loa. Cancha desértica con fabulosos horizontes donde cruza por supuesto el río. Un día del padre mi viejo me dice acompáñame a un campeonato de golf padre e hijo, yo que desde chico he estado involucrado y compitiendo a buen nivel en varios deportes, pensé que fome ir caminando por el desierto detrás de una pelotita, pero acepté porque era el día del padre. Al llegar entre varias personas me intentaron explicar como pegarle, lo que resultó en un golpe maravilloso, mi primer golpe de golf fue con un hierro 7, la pelota voló más de 150 yardas en la dirección que apuntaba, ¡guau! que sensación tan majestuosa. Desde ese momento me enamoré y aunque después pegué pésimos tiros, iba tiro por tiro tratando de que sea como el primero hasta que ganamos el campeonato. Aprendí a visualizar mis objetivos y no dejé de jugar hasta que por ser padre a los 17 tuve que responsabilizarme y entrar a la universidad, donde jugué un par de campeonatos, pero bajé mi ritmo de juego drásticamente.


2.- ¿Cuál cree que es la clave del éxito en este deporte?


Pasión, disciplina, focus, práctica. Mejorar constantemente.


3.- ¿En qué nivel cree que está el golf en Calama y en qué hay que invertir para que siga creciendo la disciplina en la comuna?


Calama tiene un buen nivel amateur, en campeonatos en la zona norte se logra buen nivel de participación y varios podios en las distintas categorías. Para que crezca hay que invertir en implementos para el juego y entrenamiento, apoyar a los exponentes que busquen ir a participar en campeonatos a nivel más competitivo, tanto nacional como internacional, incluso en los que puedes medirte con profesionales como lo es el mini tour chileno. Pero lo más importante es capacitar a jugadores para que se hagan profesionales y puedan enseñar a las generaciones que vienen.


Además, incorporar a la comunidad, colegios, corporaciones, empresas, etc. para impulsar el crecimiento del deporte desde un nivel comunal al nacional y pueda mantenerse en movimiento.


4.- Ha participado en torneos de golf, ¿Nos puede contar un poco su experiencia?


Mi primer campeonato fue el primer día que juegue, un campeonato padre hijo en nuestro club. Después seguí participando hasta que me federé y obtuve mi handicap (actual índice), lo que me permitió participar en abiertos nacionales donde jugué en distintas categorías y obtuve varios primeros lugares en las categorías a la que mi handicap correspondía y categorías generales. Esto fue por las canchas del norte (Calama, Tocopilla, Iquique, Arica). Tuve una participación internacional, creo que a los 16, en Granadilla donde quede 8 de mas de 200 en neto general, y otras participaciones mientras estaba en la U, un par de campeonatos que se intentaron hacer a nivel universitario y en Coya el de la minería en varias ocasiones.


El campeonato en Viña fue el más competitivo en el que estuve, un ambiente que no conocía, sentía harta presión porque quería destacar, logré muy buenos tiros, varia gente mientras jugaba me iba esperando para felicitarme, incluso los jugadores que iban por delante. Para un par 3 donde se premiaba el best approach, pegué un tiro que debía picar pasado la bandera y en el segundo bote retroceder al hoyo, la dejé a 1 cm del hoyo. Me ganó recuerdo un niño creo que de 12 que hizo hoyo en uno.


5.- ¿Considera que el golf es un deporte muy elitista?


Ahora hay más acceso al golf, sobre todo en la zona Norte. Creo que los altos valores de los implementos, marcas, incluso el transporte; sumado a las cuotas de incorporación y mantención a clubes de césped (algunos piden comprar acciones) hace que sea elitista. Pero me da la impresión que se apunta al crecimiento del deporte a nivel nacional, por lo que debería haber una tendencia a que sea mas accesible. También el hecho de ir ganándose cupos para ser parte de torneos y ser invitado a otras ligas, y grandes tours que componen la elite mundial del golf, hace que de alguna manera u otra sea elitista.


6.- ¿Cuál es su sueño en este deporte? ¿Quiere practicarlo profesionalmente y vivir de él?


Hubo un tiempo entre mis 16 y 18 que me entrené con Julio Cesar Albornoz, quien fue caddie de Roberto de Vicenzo. A él le debo mi Swing de golf que me dio tantas victorias y es la base de lo que trato de mejorar hoy en día. En esos tiempos, estaba en 4º medio y acababa de ser padre, por lo que terminé apostando mi vida a algo más tradicional y me fui a la universidad. Lo que me alejó por varios años del golf. Aún no termino mi carrera de odontología porque lo que siempre me pregunto que hubiese sido de mí si hubiese elegido el golf como carrera. El año pasado volví a Calama producto de la pandemia y pude volver a desempolvar los palos, entrenar y participar en los pocos campeonatos que se han logrado hacer, también destacándome. Cuando dejé el golf fue con Handicap 16, por lo que me reincorporé con ese índice, poniéndome como meta que a fin del año pasado llegar a Primera (índice 1-10). Lo logré en el último campeonato de nuestro club, "el Masters 2020". En esa oportunidad hice 76 palos siendo mi mejor Score hasta entonces y superando a los jugadores de primera, por lo que ahora mi meta es llegar a ser profesional, medirme en el mini tour chileno, Latinoamérica y avanzar lo que más pueda. Sería un sueño acompañar en los juegos olímpicos a Joaco Niemann y a Mito Pereira. Me encantaría vivir del Golf, sería vivir de lo que me apasiona. De hecho, ahora que estoy sin pega me entretengo y comprometo enseñándoles a los partners del club a que mejoren y se motiven invitando más gente. También tengo pensando conformar una academia para llegar a más niños y a la comunidad en general. He estado conversando con personas que creo puedan apoyar estos proyectos. incluso se lo comente a Ayleen de CORMUDEP. Escribí algunas bases para esto y estoy tratando de darle forma.


334 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page